‘Nunca me amargaré, viví un sueño con Nottingham Forest y otro más en la música’

LOS PORTEROS SON Stuart Pearce y Des Walker.

Les Ferdinand está tirando pintas detrás de la barra.

Teddy Sheringham está al final siendo castigado por su novia por mirar a otra mujer.

Y luego Peter Barlow de Coronation Street camina hacia un árbol después de haber girado también la cabeza.

En lo que respecta a los videos musicales, la canción ‘Jennifer Jones’ de la banda The Establishment es ciertamente única.

Hay otra cara que aparece a la vista, tocando la guitarra y luego levantando el pulgar hacia la cámara para la toma final.

Incluso los fanáticos más fervientes de Nottingham Forest harían bien en reconocer al hombre en cuestión.

Sin embargo, John Burns es quien lo hizo todo posible.

Se trata de un dublinés que vivió dos sueños como futbolista y músico.

Nunca alcanzó las alturas absolutas posibles en ninguno de los dos, pero hizo lo suficiente para poder mirar hacia atrás ahora con orgullo y cariño. A punto de cumplir 45 años y ahora con su propio negocio como asesor hipotecario, Burns está asentado con su esposa Hayley y su hijo Rory de cinco años en Nottingham.

John Burns con la Sub-17 de Irlanda en 1994.

Fuente: © INPHO/Tom Honan

“No, no lleva el nombre de Rory Gallagher. Todo el mundo me pregunta eso, pero él ya ama su música, así que si sale la mitad de bueno, estaré feliz”, sonríe Burns.

Nottingham es la ciudad a la que se fue de casa a fines de 1994, justo antes de cumplir 16 años. El tocadiscos en el dormitorio que compartía con su difunto hermano Tommy tenía que permanecer en su lugar, pero los sonidos de Dire Straits, Neil Young, The Beatles, The Rolling Stones, Hothouse Flowers y Ocean Colour Scene llegaron con él.

Permanecieron algo inactivos mientras él perseguía la tierra prometida del fútbol profesional, pero eventualmente volvería a la vida.

“Muchas noches me dormía escuchando vinilos en ese tocadiscos”, recuerda.

Burns, un mediocampista talentoso con Belvedere, llegó al City Ground en un momento en que Forest acababa de terminar tercero en la Premier League.

Hoy hacen su regreso a la máxima categoría por primera vez en 23 años, enfrentándose al Newcastle United en St James’ Park.

Burns fue testigo de primera mano del comienzo del largo descenso al desierto para los dos veces campeones de Europa.

Estuvo allí bajo cinco gerentes en los cinco años posteriores a la partida de Brian Clough: Frank Clarke, Stuart Pearce, Dave Bassett, Mickey Adams (cuidador), Ron Atkinson y David Platt.

“Hay millones y millones de historias como la mía en el fútbol, ​​así que no hay absolutamente nada de amargura”, dice.

Y le crees, porque su positivismo y humor saltan a la vista.

Burns en acción con la Sub-17 de Irlanda en 1994.

Fuente: © INPHO/Tom Honan

“He conocido a muchos así que guardan rencor, pero siempre les pregunto ¿por qué son así? Fue la experiencia de toda una vida, salí de casa para seguir mis sueños y tenía 10 años en el juego. Me volví semiprofesional después de eso e hice amigos de por vida.

“Tuve algunos años grandiosos y agradezco a mis estrellas de la suerte por las experiencias”.

Cuando piensas en ciudades británicas con una fuerte influencia irlandesa, Nottingham no está entre las primeras de la lista.

Sin embargo, en la década de 1990 y principios de la de 2000, el club de fútbol tenía su propio enclave irlandés.

Burns era seis años mayor que Andy Reid, el más famoso de los graduados de la academia que también ha permanecido en la ciudad. Anoche se confirmó su ascenso al cuerpo técnico del primer equipo del Nottingham Forest.

Había otras figuras irlandesas. Keith Foy, Barry Roche, John Thompson, Liam Kearney, Emmet Peyton, Damian Lynch, Niall Hudson, Brian Cash, Paul Fenton, Anthony Shevlin y David Freeman comenzaron allí.

Este último también vive a la vuelta de la esquina y vieron juntos la final de los play-offs mientras Forest regresaba a lo grande, mientras que hace 18 meses hubo una reunión más grande entre varios de los viejos jefes.

Se habla tanto de música como de fútbol.

“Con Andy y conmigo, una guitarra nunca está lejos”, se ríe Burns. “Ambos podemos defendernos, no me gustaría decir quién es mejor”.

Nottingham fue un lugar donde obtuvieron más que una base en el fútbol, ​​con el ex oficial de educación del club, Jim King, actuando como catalizador para el comienzo de la pareja con la guitarra.

niall-hudson-andy-reid-keith-foy-y-john-thompson-5400

De izquierda a derecha: parte del contingente de Forest en Irlanda, Niall Hudson, Andy Reid, Keith Foy y John Thompson.

Fuente: Lorraine O’Sullivan/INPHO

“Le encantó, íbamos a su casa y tomábamos un par de jams juntos, son muy buenos recuerdos para nosotros”.

El Irish Centre de la ciudad todos los lunes por la noche era otro.

“Recogía a Andy de sus excavaciones y lo esperábamos con ansias durante toda la semana. Ahí es donde aprendí el bodhrán, aprendí a tocar música tradicional irlandesa y conocí a diferentes personas, diferentes músicos”.

A pesar de la agitación gerencial, el progreso de Burns fue constante.

Cuando Pearce se convirtió en gerente, se aseguró de que llegara una nueva oferta de contrato, algo que arregló por teléfono con el difunto padre de Burns, también llamado Tommy.

Recuerdo tener que llamar antes para avisarle a mi papá que me llamaría porque si no lo hacía y alguien llamaba a la casa diciendo que era Stuart Pearce, mi papá diría: ‘Sí, y yo soy Saint John Paul’.

La histórica medalla de bronce de Irlanda Sub-20 en el Campeonato Mundial Juvenil de 1997 fue otro momento agridulce para Burns. Fue titular en los dos primeros partidos pero, cinco minutos antes del final del segundo contra EE. UU., se vio obligado a abandonar por una lesión en el pie.

Fue elegido por Brian Kerr como vice-capitán de Thomas Morgan, pero fue descartado para el resto del torneo.

El Marvel de Malasia que muchos quizás no recuerden.

“Pero me sentí muy afortunado de estar allí y ser parte de ese grupo porque era especial, haríamos cualquier cosa y jugué mi parte en la clasificación para estar allí, así que sé que hice mi parte”.

Regresar a Forest con otra lesión y recibido por otro nuevo gerente, Bassett, detuvo su progreso.

Fue solo después del descenso de la Premier League en 1999 con Atkinson que Burns tuvo la oportunidad de ser parte de la reconstrucción que Platt se encargó de poner en marcha en la antigua Primera División.

Impresionó en un viaje de pretemporada en casa en Irlanda y luego jugó un puñado de juegos al principio de la campaña antes de que un pinchazo en la pantorrilla lo retrasara.

Y, sin embargo, esa pequeña ventana de oportunidad es lo que ayudó a abrir esos caminos después del fútbol.

soccer-national-wide-league-division-one-nottingham-forest-v-stockport-county

El exjefe de Forest, David Platt.

Fuente: EMPICS Deporte

La primera persona que lo entrevistó después de su actuación como hombre del partido en su debut sobre Walsall fue el reportero local Darren Fletcher. Ahora, el principal comentarista de BT Sports para la Premier League y la Champions League, el locutor ayudaría a la banda de Burns a quedar bajo la dirección de Dion Dublin (sí, el mismo).

Pero este era todavía un capítulo de su vida que estaba lejos de ser escrito, y pocas horas después de esa primera entrevista con Fletcher, Burns estaba de fiesta toda la noche en un club nocturno del centro de la ciudad con el delantero cedido Ian Wright.

Bristol City fue uno de los oponentes a los que se enfrentó Burns durante su breve tiempo en el equipo y cuando finalmente volvió a estar en forma unos meses después, su entrenador se aseguró de tomar nota de su nombre.

“Era Tony Pulis”, recuerda. “Me ofrecieron mucho por cinco años y no pude decir que no. David Platt fue absolutamente brillante conmigo. Fue honesto, lo único que quieres en el fútbol es tener tu oportunidad y él fue quien me dio la mía.

Y cuando hablamos de irnos, me contó la historia de estar en el mismo puesto en Aston Villa cuando era joven y Graham Taylor le dijo que podía irse.

“Usé eso como motivación y estaba listo para usar Bristol como un lugar para jugar y patear de nuevo. Pero no funcionó así”.

Pulis fue despedido tres meses después, su sucesor Danny Wilson dejó poco que desear y, después de una cesión con el Shelbourne, Burns fichó por el Carlisle United y luego por el Burton Albion.

En 2002, con tan solo 25 años, jugaba como semiprofesional y comenzó sus calificaciones para convertirse en asesor hipotecario.

Ver Deporte
Diferentemente

Acérquese a las historias que importan con análisis, información y debate exclusivos en The42 Membership

Hazte miembro

La vida siguió y Forest continuó deslizándose.

Obtuvo insignias de entrenador y pasó un par de años trabajando en Notts County mientras exploraba más la música.

El fútbol y el entrenamiento ya no eran la pasión que quería perseguir.

Y luego su antigua vida ayudó a dar forma a la nueva.

Cuando entró en una tienda de guitarras de la ciudad, lo reconocieron detrás del mostrador.

Había una invitación abierta para juntarnos y jugar por diversión. “Un poco complicado”, dice Burns, como alguien capaz de pronunciar esa frase.

Poco a poco le crecieron piernas.

Un cantante. un bajista Otro guitarrista.

“Era como nuestros Compromisos”, se ríe.

Entonces, solo por un segundo, piensa en Dion Dublin como Jimmy Rabbitte.

En 2006 se formó El Establecimiento.

soccer-worthington-cup-segunda-ronda-ida-nottingham-forest-v-bristol-city

Burns en acción para Forest contra Bristol City.

Fuente: EMPICS Deporte

“Le envié una demostración a Darren Fletcher y me dijo que conocía al hombre que estaría interesado. Fue Dión.

El injerto continuó con conciertos en todo el país y luego las cosas tomaron un giro aún más increíble para Burns, ya que el guitarrista de Ocean Color Scene, Steve Craddock, se involucró como coproductor del álbum ‘Veritas’, que se lanzó en 2013, siete años después. reunirse.

“Dicen que nunca conozcas a tus héroes, pero él fue un genio y fenomenal con nosotros”.

El video de la canción Jennifer Jones es cuando Burns pudo mover algunos hilos. “Big Des Walker también ama su música y a menudo venía y tocaba con nosotros los domingos por la tarde.

“Obviamente Stuart Pearce también y luego Teddy y Les se involucraron. Conocimos a Peter Barlow de Coronation Street en el camino e incluso se ofreció a participar por nosotros”.

Fue a todo vapor con festivales como Leeds y Electric Picnic, incluso una canción no oficial de la Copa del Mundo para los fanáticos de Inglaterra en 2014 que fue coescrita por Burns.

“Ah, sí, trato de mantener mi distancia con ese”, se ríe. “Era cosa de Dion y ya sabes, a veces solo tienes que tomar uno para el equipo. Estas son las cosas que tienes que hacer desafortunadamente”.

Las fechas de la gira como apoyo a Status Quo al menos ofrecieron otro vistazo de lo que podría estar por venir.

“Es como el fútbol, ​​tan difícil de romper. Tienes altibajos, crees que lo has descifrado y luego ‘bang’, vuelves a caer. Pero todos estamos extremadamente orgullosos de lo que podemos mirar hacia atrás juntos”.

Sin embargo, habrá reflexiones de otro tipo este fin de semana. Y no solo porque Forest regrese a la Premier League después de casi un cuarto de siglo.

fútbol-amistoso-scunthorpe-united-v-nottingham-forest

Juan Burns.

Fuente: EMPICS Deporte

Burns ha estado fuera de Dublín por más tiempo, pero anoche se sentó en el Graduate Pub en Killiney con su madre, June, bebiendo una pinta de Guinness.

Está en casa para el torneo anual Par 3 en honor a su difunto padre y hermano. Amigos y familiares jugarán esta mañana en Glen Mill y luego pasarán el resto del día juntos contando historias y recordando viejos tiempos.

Forest estará en Match of the Day esa noche y podría haber algunas canciones.


The article is in English

Tags: Nunca amargaré viví sueño con Nottingham Forest otro más música

.

PREV Donovan Mitchell, Patrick Beverley, Bojan Bogdanovic
NEXT Informe: Las conversaciones recientes sobre el acuerdo de Deshaun Watson no llegaron a ninguna parte